links de rubros categorias relacionadas

links de rubros categorias relacionadas
 
 

 

Sensores antirrobo

Los sensores antirrobo son dispositivos de seguridad que se utilizan para todo tipo de sistemas de protección contra robos o hurtos, y dependiendo del fin para el que sean diseñados, adaptan formas distintas y mecanismos variados de funcionamiento. Los sensores que se utilizan para la seguridad perimetral funcionan en su mayoría a través de un mecanismo de ultrasonido que detectan un objeto a la distancia, mediante un sistema que emite una onda sonora que, al impactar un objeto, recibe un eco cuyo tiempo de rebote es medido por el sensor y de esta forma puede determinar la distancia a la cual se encuentra el objeto.

alarmas para ropa o movimiento antirroboEste tipo de funcionamiento esta inspirado en el tipo de percepción que utilizan los murciélagos para localizar los objetos en el espacio y determinar las distancias que los separan de los objetivos. Los murciélagos al ser ciegos se desplazan a través de la percepción del eco de las ondas sonoras que emiten, de esta forma, para detectar la posición de las presas o el lugar donde se halla un obstáculo para poder evitarlo, emiten ciertos sonidos que, al encontrar un objeto, producen el rebote de la onda sonora y este es el eco que recibe el pequeño mamífero, pudiendo de esta manera detectar y esquivar los obstáculos.

Este es el tipo de funcionamiento a partir del cual han sido diseñados los sensores ultrasónicos o de ultrasonido. Para seguridad perimetral, se utilizan para advertir al dueño de la propiedad (o directamente a los organismos de seguridad, si el sistema esta configurado para funcionar de ese modo) ya que detectan la presencia de un intruso en el perímetro que delimitan con el alcance de su emisión de onda. Lo interesante del diseño de estos detectores es que no se activan ante la presencia de pequeños animales como gatos o roedores, sino que están diseñados para enviar la señal de alerta ante la presencia de seres humanos. Este sistema resulta muy efectivo ya que funciona tanto en espacios exteriores como en interiores (de uso particular para hogares y casas de vacaciones, garajes, etc., o para la seguridad de industrias y comercios) y debe ser revisado periódicamente por técnicos especializados para corroborar que su funcionamiento sea correcto a lo largo del tiempo.

 
         
 

Ejemplos de sensores

 

Otro tipo de sensores antirrobo que se utilizan para seguridad perimetral son los sensores de movimiento “PIR”. Estos son sensores infrarrojos pasivos, que funcionan a partir de la detección de los cambios de los niveles de energía causados por el movimiento. Actúan percibiendo la temperatura de los objetos, si una persona entre en el campo de detección del sensor, su cuerpo (cuya temperatura normalmente ronda alrededor de los 98,6°F, irradiará mayor o menor energía térmica que la que se encuentra en el entorno, y esta diferencia de energías es la que detecta el sensor PIR.

Básicamente, su funcionamiento se basa en la percepción de una ruptura en la constancia energética del ambiente, mediante la comparación de la energía emitida por los cuerpos. Al detectar un cambio, emiten una señal que activa la alarma sonora. Además del uso de sensores para seguridad perimetral, se utilizan sensores para asegurar objetos y mercancías en tiendas o negocios. El funcionamiento de este tipo de sensores resulta completamente distinto a los sensores perimetrales, pudiendo ser inalámbricos (como los que se aplican a los textiles, zapatos, botellas, accesorios, etc.) cuyo mecanismo de funcionamiento esta basado en una línea cableada, que liga el objeto a un punto de base.

Estos últimos son comúnmente utilizados para asegurar productos tecnológicos como computadoras, teléfonos celulares, equipos de música, cámaras de fotos, MP3, MP4, y toda clase de producto tecnológico que se encuentre en exposición para que puedan ser explorados y manipulados por los clientes, pero sin ser sustraídos de su lugar. El mecanismo antirrobo funciona emitiendo una alarma sonora al detectar que el producto ha sido desconectado de la línea, o la línea ha sido forzada o cortada. Existen sensores que funcionan de manera inalámbrica, como los que se aplican a objetos de indumentaria y accesorios de moda, calzados, entre otros, y se encuentran en el mercado infinidad de tipos y modelos. En general, son dispositivos pequeños confeccionados en plástico ABS de alta resistencia, y se fabrican en toda clase de formas y colores, variando para permitir adaptarse a los productos que se pretendan asegurar. Este tipo de sensores antirrobo funcionan con un sistema de magnetos en su interior, que es ensamblado a un pin cónico o semicircular con un pequeño pestillo punzante que se inserta en una abertura que abotona ambas partes de un lado y del otro del producto, en los modelos convencionales. Luego, para ser liberados de las prendas, se utilizan desactivadores, que son unos dispositivos de metal que al entrar en contacto con los magnetos de los sensores producen una movilización de sus imanes que liberan la traba que ensambla al pin.