links de rubros categorias relacionadas

links de rubros categorias relacionadas
 
 

 

Etiquetas antirrobo

Las etiquetas antirrobo son dispositivos de seguridad que se implementan por lo general en los comercios con el fin de evitar el robo de la mercadería que se encuentra marcada. Es un sistema que se utiliza a nivel mundial, siendo uno de los más requeridos por los usuarios. Existen diferentes tipos y diseños de etiquetas anti robo. Los dos modelos más comercializados son las etiquetas rígidas (que se utilizan mayormente en productos textiles, ropa, sabanas, toallas, etc., así como también para asegurar anteojos, botellas, zapatos, y otros productos) y las blandas autoadhesivas.

precintos antirroboLas etiquetas autoadhesivas están confeccionadas a partir de un circuito adhesivo que se adhiere en los productos que se desean controlar, que por lo general se utilizan en cajas, perfumes, cosméticos, zapatillas, libros, etc. Estas etiquetas poseen un sistema de condensadores que son los que activan las alarmas al ser traspasados a través de los arcos anti hurto instalados normalmente a la entrada y salida de los comercios. Esta etiqueta magnética que se adhiere a los productos, funciona a través de un mecanismo que se basa en la detección de la perturbación de un determinado campo magnético.

En el adhesivo se incluye una pequeña bobina que genera un campo magnético local, que, al entrar en los dominios del campo magnético de los detectores es activada la señal de alarma. Esta área magnética se genera a partir de la corriente eléctrica circulante en el interior de la bobina. Cuando la etiqueta no ha sido desactivada previamente por el vendedor, se provoca la alteración del campo magnético en el detector que dispara la alerta sonora. Estos arcos son de una gran importancia ya que el sistema de seguridad se basa en la alarma sonora que es activada por estos dispositivos, al detectar el traspaso de una etiqueta de seguridad. Las mismas deberán ser removidas una vez que el producto es pagado, y de esta forma no tendría por qué sonar la alarma. Puede suceder que eventualmente ante el olvido del vendedor de remover la etiqueta el sistema sea activado, pero de todas formas esto se debe controlar ya que algún producto puede no haber sido abonado por el cliente.

 
         
 

¿Cómo funcionan?

 

Las etiquetas antirrobo son un excelente mecanismo de seguridad para proteger la mercadería de los intentos de hurto, pero es de vital importancia corroborar que los arcos anti hurto (que deben detectar las etiquetas y liberar la alarma) funcionen debidamente, de lo contrario todo el sistema de seguridad fracasará. Los arcos deben ser revisados, recomendablemente, cada 3 meses por un técnico especializado para verificar su correcto funcionamiento. Existen también etiquetas antirrobo que no funcionan con condensadores como las descriptas anteriormente, sino a partir de códigos de barras.

La detección se realiza a través de un dispositivo que está configurado para detectar esos códigos si no han sido desactivados, y disparar la señal de alarma. Otro tipo de etiquetas que son muy utilizadas por todos los comercios para proteger los productos generalmente del rubro textil y zapatería, son las etiquetas rígidas antirrobo. Las mismas están confeccionadas en plástico ABS de máxima resistencia, lo suficientemente robustas para resistir golpes e intentos de destrucción, y se fabrican en todo tipo de formas y colores, para adaptarse a los productos que se requieran resguardar. Los diseños más convencionales son circulares, ovaladas, rectangulares, cuadradas y alargadas.

sellos antihurtoLos tamaños también varían, para ajustarse lo mas adecuadamente al tamaño del producto. Existen diseños que se adaptan especialmente a gafas y botellas, cuya confección ha sido particularmente pensada para ajustarse a esos objetos que suelen ser difícil de asir. Así como varían en su tamaño, varían también en la cantidad de MHz de cada modelo. En general, para uso textil, toallas, ópticas, clubes deportivos etc., se utilizan las etiquetas de frecuencia 8,2 MHz, y los colores suelen ser blanco, gris, beige y negro. Las etiquetas antirrobo rígidas funcionan con un sistema de imanes en su interior, que es ensamblado a un pin cónico o semicircular con un pequeño pestillo punzante que se inserta en una abertura que abotona ambas partes de un lado y del otro de la prenda. Para ser liberado el mecanismo, se utiliza un dispositivo con magnetos que movilizan el mecanismo de trabas en el interior de la etiqueta, liberando al pin. Los desactivadores son unos dispositivos de metal, de mediano tamaño, que son retenidos en la línea de cajas por los vendedores para retirar el mecanismo de seguridad, una vez efectuada la compra. Las etiquetas rígidas así como las autoadhesivas blandas, pueden ser detectadas por los arcos fijos colocados en las salidas, así como también por detectores portátiles, que son un aparato de pequeño tamaño que suelen acarrear las personas encargadas de la seguridad de los locales y tiendas, y que al ser pasados alrededor de las personas detectan si hay alguna etiqueta de seguridad, y de haberla, emiten una señal sonora que funciona como alarma.