links de rubros categorias relacionadas

links de rubros categorias relacionadas
 
 

 

Candados para puertas

Siempre es de un muy importante interés para todas las personas la seguridad de uno y la de su familia y de sus propiedades, ya sea que se trate del hogar o cualquier otro espacio donde se puedan encontrar. Por ello, es muy común que las personas busquen diversas maneras de proteger lo que tienen y a sus seres queridos, ya sea por medio de cerraduras de seguridad, candados para puertas, sistemas de alarmas y otros ejemplos más. Por la importancia y seriedad de este tema es que le contaremos a continuación todos los datos importantes que debe saber acerca de los candados para puertas, los cuales poseen varias ventajas frente a otros sistemas de seguridad, como veremos en este sitio.

cerrojos para porticosEl por qué utilizar candados para puertas tiene sus razones, y las veremos a continuación. En primer lugar, pasaremos a comentar de qué se tratan estos dispositivos de seguridad. Los candados son unas cerraduras portátiles que se pueden utilizar para el cierre de todo tipo de puertas, portones, cadenas para sujetar objetos y pasadores, con tan sólo el uso de uno de estos dispositivos. Existen en diversos modelos y se pueden utilizar como hemos mencionado en distintos lugares, aunque por lo general se los coloca en cadenas, para enganchar los eslabones y así asegurar puertas o rejas, así como también para atar las bicicletas o motos al dejarlas en la calle.

En el caso de las puertas, estas pueden ser tantas puertas de entrada a una casa o portones de salida en los patios, así como también puertas de placares y roperos. En cada una de estas se puede utilizar un candado ya sea en lugar de la cerradura o para reforzar a esta misma. En algunas puertas existen ciertos impedimentos para colocar cerraduras, por lo cual se debe utilizar un refuerzo que asegure el cierre de las mismas, y en esos casos los candados son ideales ya que poseen ventajas como ser portátiles, fáciles de colocar y sacar, económicos y seguros. En caso de no colocarlos con una cadena, se pueden poner los candados para puertas en cualquier dispositivo de metal que permita enganchar las dos hojas de la puerta o la hoja movible al marco de la misma. Los candados para puertas pueden estar realizados en metales como el bronce, acero o hierro forjados, y son resistentes además de que pueden ser encontrados en diversos modelos.

 
         
 

Clases de candados, pasadores y trabas para puertas

 

Entre los distintos tipos de candados que se pueden utilizar para las puertas podemos encontrar varios modelos que incluyen a los dispositivos que traban las puertas y que se aseguran con los candados de metal. Dentro de los candados para puertas podemos encontrar varios modelos que se diferencian tanto en el sistema de activación y su mecanismo así como también en los accesorios que pueden incluir. Mencionaremos cada modelo con una breve descripción de sus características.

Candados mecánicos. Por un lado podemos encontrar los candados de uso más común y frecuente y cuyo mecanismo es bastante sencillo ya que consisten en un cierre mecánico que se activa con una llave de metal, cuya forma es única para cada candado. Dentro del mismo se encuentran los pestillos que giran al introducir y girar la llave en su ranura, permitiendo abrir o cerrar el candado. Las ventajas de estos candados es que permiten ser empleados en todo tipo de puertas, para cerrarlas con cadenas o con pasadores y agregan seguridad a las cerraduras con un bajo costo.

candados para aberturasAdemás, si se pierde la llave o se rompe el candado es muy sencillo reponerlos por medio de su compra, sin necesidad de cambiar completamente de cerradura. Se pueden crear varias copias de las llaves con la ayuda de un cerrajero, para que cada usuario posea la propia. El problema de estos candados es que pueden ser abiertos por medio del uso de herramientas, aunque se necesita de una gran fuerza para ello y no se puede realizar sin causar un fuerte ruido, llamando la atención de cualquier persona cerca al lugar. Candados con clave numérica. Se trata de candados que son de metal pero que no utilizan llave sino que se pueden cerrar y abrir por medio de una combinación de números que se introducen en su sistema mecánico de cierre. Este tipo de candados poseen unas manecillas que tienen todos los números del 0 al 9, y que se giran hasta colocarlos en la posición del código que permite abrir el candado. Cada candado numérico posee una combinación determinada que es conocida únicamente por su propietario, y existen modelos con más o menos cantidad de números en el código para distintos niveles de seguridad. Candados digitales. Por último encontramos los candados cuyo sistema de activación es digital, pues consisten en un lector en su frente que reconoce imágenes o huellas dactilares por medio de una memoria digital en su interior en la que se puede almacenar más de una huellas para su uso por medio de uno o más usuarios. Al colocar el dedo sobre el lector, el candado se abre automáticamente permitiendo el acceso por la puerta.